EL DIE WENDE Y LA PARED DEL AMOR

November 08, 2009

A 20 años de la caída del Muro de Berlín, entre el pesimismo histórico y las utopías, este símbolo de poder ha producido un sinfín de testimonios cinematográficos, literarios y musicales que este 9 de noviembre no podemos olvidar en PanameriKa.

El grafiti, iconografía de la oposición, y el rock formaron en la resistencia un canal de diálogo con el resto del mundo, y América Latina no fue la excepción. Desde México, la lectura del suceso, que marcó el término de la Guerra Fría, fue múltiple.

El die Wende -el Cambio- retratado en el mítico álbum de Pink Floyd, The Wall, encontró en la figura del sonidero una reinterpretación de Los chicos aventura, quienes, en su placa 100% sonidero (2005) incluyeron el track de "Otro ladrillo en la pared".

Importantes escritores, como Juan Villoro y Luis de Tavira, así como intelectuales de las diversas facciones del Partido Comunista mexicano vivieron muy de cerca el proceso que desfragmentó a la RDA.

Freddy, la Estrella

November 15, 2010

Freddy, la Nat King Kong cubana (comparada, incluso, con Ella Fitzgerald), fue la voz de un sentimiento. Varios lo atestiguaron. Entre ellos, el escritor Guillermo Cabrera Infante, quien le dedicó a Fredesvinda García (Freddy) un capítulo extenso  en Tres Tristes Tigres (TTT) que, con el tiempo, cobraría la autonomía necesaria para convertirse en una novela independiente: Ella cantaba boleros. La novela es un ejemplo trascendental de lo que podríamos llamar literatura "con banda sonora"; lo que otros gustan clasificar como novela-bolero latinoamericana o -simplemente- écfrasis musical, es decir, la representación -reproducción- de la música de manera verbal.

Este día, recomendamos la lectura jocosa, picante y divertida del cubano Cabrera Infante, y extraemos del "Baúl PanamériKa" un tema de la que con tan sólo un disco grabado (La voz del sentimiento) se convirtiera en una olvidada diva cubana. Aquí el tema que la bolerista Ela O'Farril le compusiera a Freddy, su síntesis de vida. Freddy nació en Camagüey en 1930 y murió, a causa de un paro cardiaco, en 1961, en Puerto Rico. Logró dar una breve gira por Venezuela, México y Estados Unidos.

AfroCubismo, ¿de dónde serán?

December 01, 2010

Varios

AfroCubismo

(World Circuit/Corason, 2010)


AfroCubism - AfroCubism

Es claro que la etiqueta del "afrocubanismo" se refiere a la influencia de África en Cuba; poco menos sabido es que la diáspora de músicos cubanos, cual bumerang, esparció el español y las melodías del son montuno y la salsa (gracias, también, a programas de radio) en el continente africano, cuando arribaron a la vida nocturna de África en los años 60 y 70. El intercambio y entendimiento fueron casi instantáneos y efervescentes.

Dado este panorama musical, en 1996 el sello inglés World Circuit fraguó una idea original, probablemente inspirada en el proyecto Afro Brasil, de 1992. Con apoyo de Ry Cooder y Wim Wenders, se decidió conjuntar África con Cuba; pero las fronteras -las visas- impidieron que los músicos africanos salieran y grabaran en Cuba, por ello se reconfiguró la grabación, la cual se concentró en las figuras de las isla, dando pie al nacimiento del Buena Vista Social Club y Afro-Cuban All Stars.

Buena Vista Social Club actuó durante años por todo el mundo y se despidió en el 2005 (un 13 de abril en la ciudad de México). Ya Ibrahim Ferrer, Rubén González y Compay Segundo, ídolos del barrio panamerikano, han muerto; Omara Portuondo colaboró en solitario este año con Amparo Sánchez, y ahora le toca a Eliades Ochoa completar un círculo, 14 años después.

En el 2008 comenzó a materializarse el proyecto original y ambicioso de World Circuit. Se trata de la unión de músicos de Mali y Cuba, en el que participan Eliades Ochoa y el Grupo Patria, junto con Toumani Diabaté, Bassekou Kouyaté, Djelimady Tounkara, Jorge Maturell, Kassy Made y Lassana Diabaté. Así es, AfroCubismo es lo que hubiera sido Buena Vista Social Club, pero no fue y podemos alegrarnos por ello, ya que ahora la historia de la música afrocubana cuenta con dos grandes proyectos.

En esta placa, a las guitarras se unen la kora, el n'goni y el balafón, y a las voces de los cantantes -de trovas fascinantes-, la tradición de los griot africanos. Es de suponerse que en AfroCubismo la tradición oral de Mali prevalezca, por ejemplo en el tema "Jarabi", junto a la poesía cubana que se registra con la emblemática composición de José Martí, la "Guantanamera", entre otras piezas clásicas como "La culebra" (que no, no es de Banda Machos, sino un éxito de Obdulio Morales que popularizó Benny Moré).

Tambores, contrabajo y marimbas sazonan este trabajo, en cuyas voces prevalece el tono melancólico y picaresco de la música campesina. Aquí empieza una jornada que, en el arte del disco, alude los trazos del arado, los mismos del garabato -la tradicional danza afrocubana-, para abrirse paso en la tierra. Al garabatear, la voz se siembra en la vida.

Desde finales de octubre, AfroCubismo está a la venta y disponible para descarga.

Tracklist

1. Mali Cuba
2. Al vaivén de mi carreta
3. Karamo
4. Djelimady rumba
5. La culebra
6. Jarabi
7. Eliades tumbao 27
8. Dakan
9. Nima Diyala
10. A la luna yo me voy
11. Mariama
12. Para los pinares se va montoro
13. Benséma
14. Guantanamera

Gone Down South, nuevo álbum de Gecko Turner

October 19, 2010

Gecko Turner

Gone Down South

(Lovemonk, 2010)

Oye, mamacita, injiere el pacense Gecko Turner para invitar a gozar desde el corte número 2 de Gone Down South. Mmm, papi, es la respuesta risueña que da comienzo a un booggie con son de chekeré; lo que demuestra la explosión de la marcada influencia de Cuba -la tercera raíz- en la música española pop, hoy día. (Pop Negro, el nuevo disco de El Guincho es otro ejemplo); aunque, en su mayoría, el disco esté cantado en inglés, excepto por la participación con Isayah Thomas, y un par de canciones más, agusteras como las del flamenco-soul de Tucara.

Es notorio, además, que estos "ritmos de negros" sean apropiados por el extremeño, luego de su colaboración con Novalima en el 2009 y, por supuesto, la ubicación geográfica en la que creció, inmersa en sonidos afrocubanos y afroportugueses. Sin embargo, el músico y cantante reconoce en Nueva Orleans parte de su afinidad musical (el Turner no es casual), así como la música que descubrió mientras el proceso de grabación del disco, entre España, Estados Unidos y Londres. Las fusiones de mestizaje son claras, sobre todo en el tema afromeño "Mbira Bira (Guadiana en los ojos)", dedicado, obviamente, a las ensoñaciones del río natal, y al soporte sonoro de The Afrobeatik Orchestra, que lo acompaña.

En Gone Down South, Gecko entrega 12 cortes sabroseables (aunque no alcanzan la cumbre de materiales como Chandalismo ilustrado o Guapapasea!) en los que el funk y el soul revisten el piropeo de Gecko, a la hora del té, papi, pero con un estilo entre Medeski, Martin and Wood y reminiscencias a la legendaria melodía de Las gatitas de Porcel, de Earth, Wind & Fire, "Brazilian Rhyme", que lo alejan un poco de sus comienzos más genuinos, por impulsivos  -no es precisa la madurez-, y seductores. Sin embargo, con temas como "Ámame, mímame", "Truly", "Tea Time" o "You Can´t Own Me" este disco es digno de una performance a la Full Monty. Hasta para la cabecera, luego de una noche post-dancing. Aquí una probadita, "Cuánta suerte", pa' Yemayá.

Tracklist
Truly
Cuánta suerte
So Sweet
Tea Time (And The Five O'Clock Jam)
Ámame, mímame
You Can't Own Me
Mbira Bira (Guadiana en los ojos)
Holly Hollywood
Let's Say Tonight
The Love Monk
When I Woke Up
Gone Down South

El blues de Katia Blue

September 22, 2010

Nacida en Yugoslavia, la española Katia Blue radica en Barcelona. Desde la recomendación hecha por la Mala Rodríguez para el programa 107, logré conseguir el disco de Katia Blue, con total convicción, luego de una escucha breve en MySpace, de que la voz de esta mujer era un descubrimiento más que grato. Lamentablemente, no hay mucha información de Katia Blue en la red.

Su álbum debut se titula Blue As Blue (Linterna Música, 2010) y está compuesto por nueve temas salpicados, cual cuadro de Jackson Pollock, con una gama de azules que van de lo celeste, lo eléctrico, lo marino, plagados -más allá de la obviedad- de melancólicas partidas de amor y soledades de noches oscuras, con caminos musicales y aves libertarias. Sueños pastel y azures.

Aquí "My Love Is Gone", corte que engrosa ya las filas del soul, hecho y producido en Iberoamérica; un género, además de todo, poco transitado en los territorios panamerikanos.

Audiovisión, de Gepe

August 09, 2010

Daniel Riveros, Gepe, presenta su disco el 7 de septiembre, pero la cigüeña cibernética -quiero pensar, mejor, en dodos- trajo a mis dedos un código de descarga, con Audiovisión (Quemasucabeza, 2010) para mis oídos.

Primero, la escucha aleatoria me introdujo a "Budapest". Luego vino el "Alfabeto", con la rítmica propia del sur del continente, una samba que hipnotiza con su repetición. La imaginación. Siguieron las percusiones concatenadas de "Amigos vecinos" con las cuerdas nostálgicas de "Ayelén" y los fractales sonoros a lo largo de "Un día ayer". Alto. Sigo.

Los surcos en Audiovisión -cuarto material del cantautor- están construidos encima de minerales, palabras-planeta con las que Gepe, hacedor de sueños, elige soplar su Universo, o "Estado de vista".

Gepe (diseñador gráfico) traza, transcribe, transforma notas, sombras y colores; pudieron ser varios, pero eligió tres para resaltar en su sinestesia: el azul, el negro y el naranja. El color del agua y el viento; el del fuego y el del universo. Juegos de luz y oscuridad con el lenguaje que en la sensual "Lienza", a dueto con Javiera Mena, se despliegan.

En Chile, la poesía parece ser tan natural como las lianas o los remolinos que el viento dibuja en sus desiertos. Y no es que haya, propiamente, un boom musical encabezado por la escena chilena; la tradición respalda el ludismo lírico, tan particular de Sudamérica y sus vanguardias.

Hablo de ‘ludismo' (que comparte con Pedro Piedra y su "Inteligencia dormida"), aludiendo al movimiento social que se opuso a la introducción de la tecnología, por considerarla "anticreativa". No es que Gepe comparta dicha ideología; sino que sus imágenes y metáforas obsesivas (las piedras, la tierra, los principios, en general) encajan con lo lúdico y la idea del ludismo, en el sentido de objetivar al arte como una manufactura, un proceso, en teoría, más cálido e íntimo. De mano a mano. De voz a coraza. Para muestra escuchemos "Salón nacional de tecnologías".

Que el viento se lleve todo lo que se tenga que llevar... Ya podemos afirmarlo, es una marca de Gepe el cubrir parte de su rostro en las fotografías de sus álbumes (que él mismo diseña).  Y con telas. Ya sean prendas o vendas, las fibras con las que Gepe cubre su imagen son un signo del manto musical con el que nos acoge e invita a develar, por la ventana, los nombres que nos  "da vergüenza decir" o los que nos derrumban. La perspectiva es múltiplemente finita, como las ideas que viajan en barco y las letras del alfabeto.

Como dato, en el programa 48 pueden escuchar una entrevista minuciosa y tendida con Gepe. Y aunque "Lienza" la interpreta (con distinta versión) en el disco junto a Javiera Mena, aquí presentamos un video en el que Gepe es acompañado por Valeria Jara, su cómplice vocal desde trabajos anteriores, quien también participa en Audiovisión, un disco que, sin duda, disfrutarán.

Listado de canciones

1. Amigos vecinos

2. Por la ventana

3. 12 minerales

4. Alfabeto

5. Ayelén

6. Estado de vista

7. Lienza

8. Salón nacional de tecnología

9. Un día ayer

10. Victoria Roma

11. La bajada

12. Budapest

Llora, mi vate, llora de amor: R.I.P. Monsiváis

July 08, 2010

Los homenajes, el oficial y el llamado "espúreo", a Carlos Monsiváis ya pasaron; pero, día con día, más se han sumado y como se seguirán agregando, en PanamériKa no nos viene mal recordar a este escritor que se caracterizó por sus ocurrencias y memoria insuperable, de la que se jactaba, por supuesto. Él mismo decía que en lo único en lo que era realmente bueno era en las trivias. De entre todos los datos que su memoria albergó, y que muchos de sus libros reproducen, el cine y la música fueron dos de sus grandes pasiones. La Monsi, como se le conocía en los "medios" algunas veces actuó. Participó en películas como Los caifanes; en la telenovela Nada personal, y de extra en un video del "Sol", Luis Mi-Rey; entre otras apariciones circunstanciales.

Pero, a lo que nos truje, en el campo musical, Monsi, aficionado a las noches de rumba, los boleros y la música cubana (le gustaba la voz de dos divas, Freddy y La Lupe), figuró como colaborador del grupo de rock Los Tepetatles, de Sergio Araú, donde también estuvieron Marco Polo Tena, Marcos Lizama, José Luis Martínez, Julián Bert, Chava Flores, Vicente Rojo y José Luis Cuevas. Sin embargo, el mismo Monsiváis dijo, años más tarde, no haber sido parte del grupo, y es porque, en realidad, la Monsi nada más ayudó a adaptar un nocturno del poeta mexicano Manuel Acuña, y a ser parte del chacoteo, obviamente.

Con un gusto de todología, en los últimos años, a Monsiváis prefería escuchar, sobre todo, jazz; pero se encontraba escribiendo un texto sobre narcocorridos también...el cual quedó inconcluso. Para recordarlo, presentamos el audio de "Rockturno", la reapropiación de Monsiváis para el grupo, a la que le agregó el estribillo de "Llora, mi vate / llora de amor", versos irónicos dedicados al romántico Acuña, quien, cuenta la leyenda, se suicidó por un mal de amor.

Próximamente, el trabajo re-editado de Los Tepetatles será curado por Carlos Tropicaza, a quien recibiremos a bombo y platillo en este programa, cuando sea el día, claro. A Los Tepetatles pueden escucharlos en nuestra emisión 52.

Descanse en paz, Carlos Monsiváis Aceves (1938 - 2010)

Sak Tzevul

March 01, 2010

El rock progresivo y la música tradicional confluyen en distintos espacios y regiones, pero es sorprendente, en apariencia, encontrarse a un grupo de raíces indígenas, formado en el seno de una comunidad en Zinacantán, Chiapas. Nos encontramos frente a Sak Tzevul, una banda influida por Caifanes, Lacrimosa y Pink Floyd, y permeada en los sonidos y rezos del folklor chiapaneco, con la instrumentalización de un bajo y guitarra eléctrica, batería, violonchelo, tambores y una guitarra tzotzil de 12 cuerdas.

A decir de los miembros de este grupo transfronterizo, Sak Tzevul -fundado en 1996- es "una buena forma de decirle al mundo que los indígenas estamos presentes en los cambios y retos que la sociedad moderna nos impone, con la clara convicción de no perder nuestra identidad".

Su nombre deviene de la conjunción de los vocablos ‘trueno' y ‘relámpago', que, a la vez, relucen el signo musical, como simbolización divina. Toda una cosmovisión integral que, bajo la estafeta de la música, busca la armonía.

Sak Tzevul nos demuestra que la música de los pueblos originarios posee la calidad, innovación y fuerza que el resto de producciones de música postmoderna, desde distintos tópicos, la naturaleza, la dualidad humana -padre y madre-, el sincretismo, para derribar prejuicios.

Sak Tzevul cuenta con dos producciones; la más reciente se titula Xch'ulel Balamil (Espíritu de la tierra), y fue lanzada en el 2009, de forma independiente. Su música puede escucharse y adquirirse desde su portal http://saktzevul.com/web/. Aquí el video de "Bolomchon", el rescate de un canto tradicional y anónimo, el himno tzotzil del jaguar.

Historias de Galicia y Bahía

July 25, 2009

Si las gaitas y la virgen de Guadalupe se encontraron en la música de The Chieftains (en colaboración con Los Lobos y Linda Ronstadt), rascándole un poco más a la diáspora celta, Brasil amplía la gama de sonidos y posibilidades que enlazan a Europa y América; para empezar, se especula que el nombre de Brasil salió de una leyenda irlandesa, mientras que los documentos oficiales del descubrimiento del país amarelo señalan que "el primer instrumento europeo que sonó para los indígenas brasileños fue la gaita gallega, propiciando una danza interracial en la misma playa".

Y de 1500 al 2009, el álbum que recupera y demuestra estas raíces es Alborada do Brasil (Sony Music), del español Carlos Núñez, quien compuso música para el filme Mar adentro (Alejandro Amenábar) y que, con anterioridad, ha trabajado de cerca con Ry Cooder, Lou Reed, Bob Dylan y Eddie Vedder.

En Alborada do Brasil, Núñez comparte créditos con Adriana Calcanhotto, Lenine, Carlinhos Brown, Dj CIA -entre otros- y con los productores Alê Siqueira (Omara Portuondo) y Mario Caldato Jr. (Beastie Boys, Manu Chao).

A las composiciones originales del disco, se unen melodías tradicionales, como "Feira de Mangiao" y "Assum preto/Asa branca". Para nuestros lectores, aquí una probadita, el track 10: "Padaria Elétrica da Barra".

Más entradas de mi autoría: http://panamerika.fm/blog/author/zazil/