MOMALINA: el lugar de los guajes coloridos http://momalina.lacoctelera.net Sed y guajes se conjugan en una serie de aza(ha)res lingüísticos. La poesía momalina, reverbera, gime y es canto: la poesía la mueve. <p><img class="imgcen" src="http://www.lacoctelera.com/myfiles/momalina/blog2.jpg?Expires=1400450400&Signature=fM8OuNvbpFio63dPmZXnYj0m~Dgn2HVreGp3igkuSdDws7mBdtAY5H6jysIjsoCJQFYkIjBq2XutXvl3zxtXuyZyNoedEyZhHF~~P2-qcsbGFJcBoC8KRHA3wxAbryiLHIX8dOZCpCM7ulAS6GUjiELGC5ZnvbTagBfYBa0mZYk_&Key-Pair-Id=APKAJYN3LZI5CG46B7AA&Policy=eyJTdGF0ZW1lbnQiOlt7IlJlc291cmNlIjoiaHR0cDovL2QzZHM0b3k3ZzF3cnFxLmNsb3VkZnJvbnQubmV0L21vbWFsaW5hL215ZmlsZXMvYmxvZzIuanBnIiwiQ29uZGl0aW9uIjp7IkRhdGVMZXNzVGhhbiI6eyJBV1M6RXBvY2hUaW1lIjoxNDAwNDUwNDAwfX19XX0_" alt="" /></p> es-es Cultura poesía literatura the-shaker v0.1. More on http://www.the-shaker.com Medios-plataformas digitales de programación y distribución de jazz nacional http://momalina.lacoctelera.net/post/2014/02/21/medios-plataformas-digitales-programacion-y-distribucion-de 2014-02-21T23:30:32+00:00 Extractos de la charla en la terraza del Centro Cultural de España, dentro del ciclo El jazz y la radio

Para introducirlos de manera breve al tema, debo señalar los ejes de programación musical de Código CDMX. La parrilla programática de la estación se forma por contenidos hablados, donde se ubican los programas de música contextualizada, y Código música, donde se programa música suelta, es decir, sin locución. De los poco más de 215 mil archivos digitales (al ser una estación digital, nuestra audioteca es mayormente digital, contamos con muy pocos discos físicos, alrededor de 500), un 14 por ciento corresponde al jazz, al blues y al funk. Nuestro acervo guarda un 8 por ciento de jazz, entre material internacional y nacional, 2 por ciento de blues, y un 4 por ciento de funk, esto sin incluir archivos fonográficos de placas de agrupaciones que fusionan elementos tradicionales, regionales o folklóricos con el jazz, ya que esos materiales los catalogamos en carpetas que corresponden a países, como es el caso de la música brasileña, cubana, europea, africana, oriental y de medio oriente.

Tras esta panorámica, puedo comentarles que de las casi 5 mil horas (4, 916) de música continua programadas durante el 2013, un 40 por ciento, es decir, 1,966 horas se dedicaron a los géneros del jazz y el blues. Por otra parte, se transmitieron unas 86 horas al año con contenidos hablados, especializados en el jazz y el blues, a través de los programas Síncopa blues, que conduce Yonathan Amador, y A mí que no me cuenten, que conduce Guillermo Briseño, director de la escuela Del rock a la palabra, también parte de la Secretaría de Cultura, y de donde surgió La Blues Band, que al rato escucharemos.

A la par de lo comentado, hay otros programas en nuestra parrilla en los que la presencia del jazz es fundamental, como Trasatlántico, un programa de revista, Al aire con Maru Enríquez (con perfiles-entrevistas), Balalaika (donde se abordan los mestizajes sonoros o lo que algunos suelen agrupar en "músicas del mundo") y La tarima acústica, que transmite conciertos (en vivo) pre-grabados (de diversos géneros, pero varios han sido de jazz, algunos del Eurojazz). En estos programas se realizan periódicamente entrevistas y acústicos con jazzistas, como ha sido los casos de Ingrid Beaujean, Jaramar, Troker, y un sinfín. A lo largo de los casi 5 años y medio de vida de la estación han existido otros espacios que también pueden consultarse desde nuestra Codigoteca en el portal web, tales como Canon Plug, con Luz Romo, Día souleado, con Eric El Niño, Palabra de blues... ¡al aire!, Eugenia y la música, que condujo Eugenia León, y muchos más; todos las emisiones delas series transmitidas se encuentran para su escucha libre.

Conviene comentar nuestro método de trabajo dentro del área programática, en la que trabajamos tres programadores, de perfiles distintos, un comunicólogo, un músico y, en mi caso,una escritora especializada en ciencias antropológicas: un punto de inflexión dentro de la la estación -establecido así por lineamientos de origen y que vale comentar, puesto que esta charla se abre para dialogar- es que no existe una jefatura de contenidos musicales, por lo que el área de programación musical no tiene aún la capacidad de gestionar y cohesionar la información de los contenidos hablados de música contextualizada, únicamente los de las barras de música 'suelta' (matutinas, vespertinas y sobre todo nocturnas). Esto genera desfases informativos, en tanto que los productores y locutores no se enteran de los lanzamientos programados e incorporados a la audioteca, o viceversa: por ello, debería impulsarse el desarrollo de esta estructura que a través de una jefatura de contenidos musicales coordine todo lo relacionado con la música en Código CDMX: dentro de programas hablados de música contextualizada y desde las barras de Código música.

Bajo el esquema establecido, en lo que a mi labor resta se encuentra la incorporación y ordenamiento de material para el acervo, así como su programación. El material de la audioteca se ha recopilado a través de las donaciones de los músicos que nos visitan y también de quienes trabajamos en la estación: productores, locutores y programadores, ya que Código CDMX nunca ha establecido una figura presupuestal que formalmente se designe al incremento del acervo de la audioteca.

La programación consiste en 60 horas musicales cada semana, y en ellas gozo de libertad editorial para su curaduría; aquí se trata de mediar entre lanzamientos, sobre todo de jazz nacional, a veces estrenos exclusivos (gracias a la intervención de las redes sociales, ahora detallaremos), clásicos del género y producciones "hechas en casa", a través delos acústicos que se graban en las cabinas de Código CDMX.

Código CDMX es una estación pública, con presupuesto del erario, que se paga con impuestos ciudadanos, por lo que su función es la difusión cultural, sin ningún tipo de payola. Además, nos dirigimos a una audiencia atemporal, ya que las emisiones con entrevistas y sesiones acústicas pueden escucharse desde nuestro portal en cualquier momento.La música de las barras matutinas, vespertinas y nocturnas sólo puede realizarse en tiempo real, para no violar los derechos legales de los artistas.

En la estación se invita a músicos a realizar sesiones acústicas, a la par de entrevistas; luego las sesiones son trackeadas y así conformamos archivos digitales con material acústico y muchas veces inédito, pues no todas las agrupaciones nacionales de jazz invitadas cuentan con discos editados, y otras tantas nos regalan improvisaciones o variaciones de sus temas. Al finalizar cada año (desde el 2012), formamos compilados con estos acústicos y los liberamos para descarga libre a través de nuestra web; por mencionar sólo a algunos de los músicos que han participado se encuentran: Anacrúsax, Petra, La invención de Morel, Malcisne, Los cerdos lúdicos, Cris Lobo, Cotton's, Helena San, Calacas Jazz Band, Big Band Barandela, Carlos Marks y Brass Street Band.

Las redes sociales son uno de los sostenes de Código CDMX como estación digital, pues nos acerca a audiencias que se encuentran en las orillas, esto es en distintas zonas geográficas, fuera de la ciudad de México, o que no acceden a la señal de las frecuencias moduladas, e inclusive aquellos públicos de escucha atemporal.

Nuestro contacto con audiencias y músicos es a través de las redes, vía correo electrónico, Twitter y Facebook; así, hemos establecido acercamientos maravillosos con algunos músicos que directamente nos han contactado para comentarnos que notaron a través de nuestras playlist (publicados en una cuenta bot de Twitter, @codigodfenvivo, en tiempo real las 24 horas del día) sonó su material y quieren enviarnos más o simplemente les agrada el perfil de la estación y nos ponen a disposición su material. Son los casos del jazzista iraní Salim Ghazi Saeedi, de la holandesa Susane Alt o de los españoles Orphan Tracks, por citar algunos. También ahí, como responsable de buscar materiales sonoros, he podido entablar intercambios con sellos internacionales como Fast Speaking Music, en Nueva York, enfocados a la poesía en voz alta y el jazz, por ejemplo. Y de ahí se van generando flujos de nuevas audiencias, pues ellos también desde sus propias redes comparten nuestro portal y programación.

Retomando el tema de la generación de audiencias a través de las redes sociales, ahí está la apuesta dela estación, y ha funcionado por el respeto que a los músicos, en esta caso dela escena del jazz, se les ofrece. Pienso que los músicos lo que buscan y lo que las plataformas digitales como Código CDMX ofrecen es difundir su música a públicos diversos, de una forma más horizontal y un tanto más democratizada,ahí la bondad de Internet como un nuevo soporte de escucha y apropiación musical.

En esta charla hemos hablado de la experiencia de Código CDMX, quiero ahora exponer de otro ejemplo de plataforma digital, en este caso se trata de la única especializada en jazz nacional, sobre todo el que se produce en Guadalajara, pues esta plataforma surge en ese estado. Se trata de Jazztaradio. Ahora ya han establecido lazos también con músicos del D.F. y Morelia, pero su objetivo es agrupar más. Desde esta plataforma, que funciona como radio digital con la programación de música las 24 horas del día,los 365 días del año (con un acervo que presumen asciende a 4000 mil archivos digitales de jazz nacional), también se difunde la música de los jazzistas desde una asociación civil y una tienda en línea; ellos quieren ser una especie de iTunes del jazz mexicano, y prometen darle a los músicos 3 o 4 veces más ganancias que otras plataformas de distribución digital; tampoco le cobran a los músicos por vender su material ni por transmitirlo en sus canales de radio,ya que no dejan de detentar los derechos legales de sus obras. Así que este esotro ejemplo, el único en el país en su rubro, que puede darles una perspectiva general de los medios y plataformas digitales de programación y distribución de jazz nacional.

[...]
Para responder a la pregunta de Georgina Equihua -cantante de La Blues Band-, sobre los consejos a los músicos para aprovechar las plataformas digitales, algo con lo que me topo constantemente mientras busco material, es que las bandas no atienden sus redes o sus medios de contacto no existen y rebotan, pero el principal problema es que sus materiales les suelen faltar los metadatos básicos para seguir rastreándolos, catalogar y difundir adecuadamente su música: nombres completos,nombres de discos, años de grabación o sellos de publicación. Eso por una parte; por la otra,pienso -es una postura personal- que los músicos ya no apuestan por las ventas de discos, sino por las presentaciones en vivo, así que difundir su música lanzando a descarga algún material digital (un par de temas) hace factible que de soporte en soporte su música circule y se vaya recomendando entre usuarios, y que medios de radio digital, como nosotros, los podamos descubrir y programar, desde cualquier punto geográfico.

Zazil Collins

Locutora y curadora musical

]]>
http://momalina.lacoctelera.net/post/2014/02/21/medios-plataformas-digitales-programacion-y-distribucion-de#comentarios
Poesía beliceña http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/12/19/poesia-belicena 2013-12-19T07:15:15+00:00

Béibuga luma inarüni

ladendeirubadibu inarüni lodoun üma le richabei

bachugeraguba luagu béibugu

máhüchüraba

waba luagu Wabureme

líchugubei lúhobu bun

ladüga anirein buma

Marcela Lewis,

Beiguga luma inaruni, fragmento

 

 

A tink a si wha new Belize weh

di Creole man

di Mestizo

di Garifuna

an di Mayan

no separate as a lis dem

but instead all da Belizeans.

"All a wi da wan"

di Creole man sey.

"Todos somos hermanos"

"Así dice el Mestizo"

"Ubafu lun Garifuna".

A wanda weh dende mean?

When maya man sey "Koten waye"

da ie temple ie wha sho yu.

Philip Lewis

A si wha new Belize, fragmento

 

 

 

Drums of my Fathers

rumbling in my Bones-

Organ music

Drums of my Fathers

Beating in my mind-

Jukebox blaring

Drums of my Fathers

Capturing my soul-

Sing a hymn to Mary

Words of my Fathers

Tumbling from my mouth-

Speak the Queen's English

Drums of my Fathers

of my grandfathers

of my ancestors

Drumming in my psyche

Drums of my Fathers

Drum! Beat!

Beat on! Drum on!

And on!

 

E. Roy Cayetano

Drums of my Fathers, fragmento

 

* Fuente: Of words: an anthology of belizean poetry, Michael D. Phillips (antologador), Cubola Productions, Belice, 2006

Fotos: Zazil Collins

]]>
http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/12/19/poesia-belicena#comentarios
Balalaika http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/11/14/balalaika 2013-11-14T08:39:19+00:00 Escucha en http://www.codigoradio.cultura.df.gob.mx/index.php/programacion/codigo-indie/balalaika

]]>
http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/11/14/balalaika#comentarios
EMCO con Bocafloja (septiembre, 2013) http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/11/14/emco-con-bojafloja-septiembre-2013 2013-11-14T08:27:45+00:00

]]>
http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/11/14/emco-con-bojafloja-septiembre-2013#comentarios
Milenio Dominical http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/11/12/milenio-dominical 2013-11-12T01:38:04+00:00 Fuentehttp://www.milenio.com/cultura/Confio-escritores-Zazil-Alaide-Collins_0_187181597.html

]]>
http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/11/12/milenio-dominical#comentarios
No todas las islas - Detalle de la obra - Enciclopedia de la Literatura en México - FLM - CONACULTA http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/11/08/enciclopedia-la-literatura-mexico 2013-11-08T09:17:53+00:00

]]>
http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/11/08/enciclopedia-la-literatura-mexico#comentarios
Retrato http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/11/08/retratos-2 2013-11-08T08:02:31+00:00 Fragmento de retrato de Manuel Zavala y Alonso, estudio en Coyoacán, 2013

]]>
http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/11/08/retratos-2#comentarios
Spots para TV http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/10/27/spots-tv 2013-10-27T06:18:41+00:00 Spots para Lenguaraz: literatura para no leer.

Realización: Jorge Carrera

Guionismo: Zazil Collins

Voces: Ximena Atristain, Zazil Collins

Canal de transmisión: Canal 22

Un spot-found poem de los libros de la colección Versa

]]>
http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/10/27/spots-tv#comentarios
Sótano de sí: desde un aguajero al corazón http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/10/23/sotano-si-desde-aguajero-al-corazon 2013-10-23T01:31:24+00:00 Mientras transcurrían los días más oscuros de 2010, encontré un manuscrito en mi computadora, en el cual se leía la dedicatoria a una perla, escrita con tiza de vaho y como un epitafio conocido. Era una copia del Sótano de sí que Camila había impreso en mi casa meses antes. Una noche lluviosa, quizá de bruma.

De apoco, en mi escritorio me iba encontrando hojas recicladas en las que podía leer la "Meditación de la rata", muchas "Distracciones", recados y preguntas. Preguntas que se me aparecían tan de repente como koans, o bumerangs.

... Las estaciones del año transcurrieron y yo aprendí a reconocer el vocabulario de esas distracciones, tras un retiro de meditación en silencio que Camila me compartió un diciembre. Ahí reconocí los cimientos de su sótano y parte del imaginario que lo componen.

Antes de la publicación de este Sótano de sí, pude constatar la tenacidad de su autora, ante las negativas, ante los silencios y frente al nefando oficio que nos dicta repensar cada palabra meticulosamente. El libro ejerce, como bien apunta Laia Jufresa en el prólogo, una poética de la atención. La poesía de Krauss es un déjà vu, un vaivén que encuentra en su sótano un monasterio amorfo donde "decidir decir o no decidir" se vuelve la única verdad, y ya lo cantó Cerati, eso es poesía: "La poesía es la única verdad".

Y se decide decir el nombre (los nombres) porque, con todo y silencios, no se está solo, ni sola. Citando a Gaston Bachelard: "En torno a esa soledad centrada -la de Camila- irradia un universo que medita y ora, un universo fuera del universo".

Los poemas de Camila se encuentran como una ceremonia de los preceptos donde se viaja a la velocidad de la luz hacia un camino desconocido, donde hay fe; lo que llamaría una fe o poética de la intuición.

¿Hacia dónde van los textos de Camila? Hacia el traga-tiempo de la memoria, hacia la búsqueda del sentido y de las respuestas. ¿Vacío, Noble Silencio, la Gran Duda, Serenidad Última, qué son?, ¿Dónde está ese Gran Océano?, ¿qué hay detrás de nosotros? Se pregunta Camila. Y también yo, ¿a qué dirección apuntan nuestras brújulas ahora mismo?, ¿qué cicatrices nos dejaron las inundaciones, los incendios?, ¿de verdad existe el punto muerto?

Alguna vez Camila me expresó encontrarse esperando "un futuro donde pueda ser útil", y desde los cimientos de este sótano es obligatorio pensar que ese futuro es este presente de cuestionamientos perplejos, la soledad de sus refugios, porque, un poco, todos estamos perdidos buscando los retornos.

Sótano de sí es un refugio en el abismo, de silencio a silencio. De gozo y perturbación, vaya, ¿quién no teme habitar los blancos de su pensamiento?, ese lugar donde "no sentir [como a Camila] no gusta". ¿Para qué se sale de las grietas? Tomar refugio en este Sótano de sí nos lo aclara, desde un aguajero al corazón.

 

Zazil Collins

 

*Texto leído en Casa principal, Puerto de Veracruz, 11 de octubre de 2013

 

Sótano de sí ya se encuentra en librerías, y en el sitio web de su autora:

www.camilakrauss.com

 

]]>
http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/10/23/sotano-si-desde-aguajero-al-corazon#comentarios
Tónica: la tromba del jazz http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/08/20/tonica-tromba-del-jazz-6 2013-08-20T02:32:33+00:00 Tónica: la tromba del jazz


PRIMER ENCUENTRO INTERNACIONAL DE JAZZ EN JALISCO

CINCO TOMAS

 

Parte 1

Longina de ébano

Al guitarrista Werther Ellerbrock lo sorprendió su apéndice, por lo que dio el aviso de que el jueves 8 de agosto no podría abrirle paso a la "Diva del soul", Bettye Lavette, en Guadalajara. Así, un trío dinámico surgió.

Camino al Teatro Degollado, próximos a llegar, Ray Rodríguez sacó un libro con la poesía de la colombiana Meira Delmar. Un libro verde agua, de bolsillo, que Paloma Dueñas (cuyo elemento son los beat-poems, junto a The Oscar Fuentes Combo) tomó para comenzar a vocalizar sobre una tonada peculiar. Ray y Dean Bowman la conocían: "Longina", la Longina de ébano del cubano Manuel Corona.

En menos de media hora el trío improvisó el set que recibiría la séptima noche del Primer Encuentro Internacional de Jazz en Jalisco con un lenguaje misterioso, un tema que destacó sensibilidad. Las voces de Dueñas, Bowman y el sax de Rodríguez ofrendaron las notas que recibieron los efusivos aplausos del público.

Quiero saber si lo que busco / queda en el sueño o en la infancia/, recitaba Paloma. Era el poema "Regresos", de Delmar.

Mientras tanto, Bettye Lavette y sus músicos salían a prisa del hotel, rayando las manecillas. Con descuido y desboque, los técnicos instalaron los instrumentos que arribaron tarde. Lavette de rojo, enfundada en una bata blanca de flores, desconocía que conquistaría oídos mientras su voz en off interpretaba "The word" y salía tras bastidores con un contoneo propio de unas piernas al lozano estilo Tina Turner. El piano falló durante el tercer tema, quizá el cuarto, poco antes de que la Diva asustara a todos al enredarse sus tacones con unos cables del escenario.

Como Longina, su encanto también fue juvenil, con la vitalidad de quien comenzó una carrera musical a los 16 años con el tema precoz de "My man"; unidas a "Joy", las caderas escénicas de la Lavette revivieron la añoranza por el R&B del siglo XX, que celebró, como celebró sus 50 años de carrera, cantando "Yesterday is here", de Tom Waits.

Pero hasta los más enérgicos piden esquina; Lavette, poco a poco, fue intensificando la jornada nocturna con altas dosis de romanticismo, a la luz de las estrellas de neón del lienzo aterciopelado de fondo. Hubo quien no lo resistió; algún alumno del Seminario deseó más negrura en el show. Los perseverantes se levantaron en aplausos para despedirla, mientras su leal asistente la esperaba tras telones con su bata preferida. Sonriente, la oriunda de Detroit descansó: Guadalajara, pese a las lisérgicas blind lights del teatro, la acogió hasta la conmoción.

Sin contar a la programadora, sólo fueron seis mujeres las que participaron y encabezaron los escenarios musicales de Tónica; Lavette, la de mayor trayectoria. No sorprende, el jazz es un género predominantemente masculino; las alumnas no sumaron más de 35. Casi todas se enfocan al canto.

El gurú atómico

La mañana del jueves 8 de agosto un hombre desparpajado y taciturno, con su instrumento al hombro, se enfiló para tomar el vuelo Y4 734 en la sala 11 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; abordó con timidez y escogió uno de los últimos asientos del avión. Nos miramos con sospecha. Tras 50 minutos, aterrizamos en Guadalajara; César, de ojos claros y cabello rizado, ya nos esperaba con un letrero en mano en cuya leyenda se leía "Tónica", y nos presentamos, sin escuchar los nombres.

En una charla fática, como quien habla del clima para romper la energía, intercambiamos opiniones del vuelo y Guadalajara... Su conversación brincó al canto de las yubarta: en 2003 había viajado con 10 músicos y un equipo de científicos de la Universidad Autónoma de Baja California Sur por el Golfo de California, para grabar el canto de las ballenas; era marzo, quizá comienzos de abril. El proyecto no tuvo final feliz y la UABCS no lo publicó, pero él editó la grabación del canto de un macho en una placa que publicó el sello Jazzorca: Zona de desfragmentación; desde luego le pedí una copia. Pese a su nombre en contraportada, no lo reconocí. Nos despedimos en el lobby del hotel.

Por la tarde, en la Expo Guadalajara entré a un pequeño auditorio donde, frente a 13 estudiantes del Seminario y un colega, el músico del vuelo Y4 734 comenzaba una plática sobre la sinestesia y la percepción: era Germán Bringas, el gurú atónico del free jazz.

Luego de confesar sus experiencias telepáticas con su banda Zero Point, y que su mayor influencia es el disco Interstellar Space, de John Coltrane, Bringas instó a explorar la curiosidad, semilla del lenguaje musical, rompiendo las reglas, y a buscar la conmoción:

"la música también es una función social, no sólo un concierto, y la conmoción una puerta para recibir información para tu camino personal". El concierto es el comienzo: "Cuando se adquieren riesgos es cuando la gente saca la cara propia, ese gozo original. Ahí hay muchas formas de conciencia; con otras leyes, porque está en otros planos de velocidad".

Algunos alumnos tomaban apuntes; otros se acariciaban la barbilla. Alguien estornudó. Ver colores con los sonidos, en la teoría de Bringas, es posible para todo músico, sobre todo si se prueban sus técnicas de entrenamiento (aunque las enseñanzas del gurú no deben realizarse en casa sin la supervisión de un adulto); a él le ayudó subir un monte en 4 horas y bajarlo corriendo, de noche, en 6 minutos; meditar viendo fijamente una planta, romper la energía del puente de sus muñecas y dejarlas conmocionarse, así como colgarse de un árbol 4 horas, para luego pasar otras 4 dentro de un hoyo cavado por él mismo. El free jazz es como un deporte extremo, decía; ahorita vamos a practicar, decía. Un estudiante preguntó si se podía lograr eso estando sobrio.

... De pronto, 14 personas se acomodaron en tres filas al frente del salón Eugenio Toussaint; cerraron los ojos y respiraron profundo antes de "sumergirse" en el hoyo, vocalizando una nota, de acuerdo con el color vibrante de su ser.

-Noto que tú te estás metiendo mal al hoyo (hay que entrar de cabeza), como en zigzag... No, hay que fluir.

Un ataque de risa autoexilió a dos alumnos.

-¿Si no veo colores, es normal?, preguntó preocupado un seminarista.
-Completamente, es poco a poco; ¿qué colores vieron?
-¡Verde negruzco!
-¡Sí!, verde...
-Ya lo irán desarrollando; es una técnica que, siempre lo digo, aplica para todas las artes. Es más sencillo que sentarse con el ohm.

Las cabezas de los alumnos asintieron con modo dub. Antes de despedirse, Bringas presentó al Tank Tromp. De ahí, jaló con sus amigos de Acasia. El hotel no le era del todo acogedor; no tenía el espíritu de un encuentro de jazz, pensó.


Parte 2

Gangsters

No se puede ser mafioso de noche y maestro de día, espetó el ansioso contrabajista, desesperado porque no podían organizar la transportación del contrabajo de Ben Allison que, luego de su papel protagónico en el Teatro Degollado la noche del viernes 9 de agosto, tenía como destino el bar Matera. Es un bar fresísima, se escuchaba desde los asientos del Degollado, y hacia allá se dirigían un MC y cuatro músicos ataviados de negro; en el trayecto, el cuarteto anudaban sus corbatas, acomodaban el saco galante, los sombreros a la Sinatra y preparaban los lentes negros. Al mismo tiempo, pero afuera de un hotel, el pianista esperaba un coche que no llegaba. Faltaba poco para que el gang se encontrara.

Remi Álvarez, Gabriel Puentes, Blair Latham y Carlos Maldonado se instalaron en una esquina del bar, frente a las cavas. Jaramar (próxima a reeditar su primer disco), que estaba entre el público, se acercó a saludarlos.

-¿Ya están completos?
-No, falta Nico.

Entonces, Nicolás Santella arribó.

Detrás de uno de los amplificadores se acomodó Eric "El Niño" (además de acompañar a Iraida Noriega en sus clases del Seminario, llegó a Guadalajara a preparar un whisky en las rocas para su próximo álbum). Un día antes acordaron que se uniría a tirar rimas en el quinto tema de seis; específicamente en la "composición callejera" de los Chocolate Smoke Gang: "Black panter".

-Ahí me echas una mirada cuando quieras que entre, sugirió El Niño a Chars Maldonado.

Carlos le palmeó el compás en la caja del contrabajo.

Entre el amontonado público, Alain Derbez se abrió paso y logró sentarse en el piso, frente a la banda; horas antes había estado en una mesa de diálogo sobre la educación del jazz en México, junto a Edgar Dorantes y Eduardo Piastro, quien compartía con todo el que podía la aplicación de iPhone que Israel Cupich le enseñó: Foster; Iraida se convenció de comprarla.

(En agosto del 2014, lo pactaron en Tónica, integrantes de la Escuela Superior de Música y Jazz UV se encontrarán en Jazzatlán: entre Veracruz y D.F., Puebla es el puente. Los alumnos de jazz en el norte, Morelia y Chiapas quedarán al margen. Los de Morelia, en realidad, ya lo están; aunque la licenciatura en Jazz está aprobada, no cuenta con presupuesto para arrancar: "quizá en dos años, ahorita el gobierno del estado está más preocupado en que no lo balaceen", declaró Juan Alzate la tarde del viernes 9, después de tocar algo movidito en el salón Carlitos de la Torre.)

... Fernando Toussaint y Adrián Escamilla, que ayudó a los Chocolate a vender discos, también visitaron el ruidoso bar. De vez en cuando, Maldonado paraba a preguntar al gang si estaban bien o necesitaban algo: no comenzarían a tocar sin agua ni cerveza. Ante el microfoneo público, no tardaron en servirles. Los músicos hubieran preferido tocar sin tanto bullicio, pero lo disfrutaron. Al menos, rompieron la energía. La espiral del jazz los abdujo a los vapores de una habitación plan europeo.

Ben Allison

Con jeans, playera blanca y Converse, Shane Endsley espera sobre la avenida López Mateos para cruzar hacia Plaza del Sol. Su mano derecha sostiene un cigarro. Camina confiado, como si fuera una ruta cotidiana; se dirige a Expo Guadalajara. Endsley es uno de los tres músicos favoritos de Ben Allison en toda Nueva York; los otros dos: Steve Cárdenas y Mark Guiliana, desde luego, a quienes invitó para el show de la noche del viernes en el Teatro Degollado.

Noche que el trío de Daniel López inició a las 20:30 horas.

-Él es muy bueno... lo que pasa es que el jazz es un género difícil... Hay que moverse en el escenario, hasta lo que se dice es importante, pronunció Eduardo Piastro en el intermedio.

La tarima permanecía solitaria.

A la par, Piastro, Eric "El Niño" y yo conversábamos sobre el ejercicio: la natación, la bicicleta y el twist & shape; Iraida y su hijo Nico configuraban su celular, y Citlalli Toledo comentaba que Tónica era un encuentro muy intenso. (Horas antes, Piastro la había cachado en un sueño profundo en la cafetería. Citlalli era alumna de canto de Dean Bowman; se rumoraba que había fundado un crew de cuidado.)

La tercera llamada llegó. Ben Allison y su banda salieron al escenario; él agradeció estar en un reciento como ese, además de reconocer el trabajo y atenciones de Sara Valenzuela; sus primeras interpretaciones, entre sonrisas y comentarios, fueron "Tricky Dicky", "Fred" y también "Someday We'll All Be Free", del más reciente álbum Action-Refraction, que invitó a descargar desde su sitio web. Hubo "Blues", funkeo, fabulosos solos (contrabajo, trompeta, batería, guitarra) y encore; aplausos desbordantes y asombro. El cuarteto transpiró goce.


Gesualdo y la catástrofe

Sin saberlo, Álvaro, de Transportadora El Venado, conducía a la presentación que se convertiría, de forma inesperada, en la última de Tónica. Eran casi las 11 de la noche del sábado 10; llovía, sí, aunque poco.

"¡Pero qué nos diste, Nico!", cuestionaba uno de los músicos risueños, cuando de pronto el viento arreció. La intensidad pluvial se acrecentaba, pero a nadie preocupaba; Adrián Escamilla, Nicolás Santella, Pablo Aguirre y Vico Díaz examinaban si montar un irónico ensamble gótico, algo gregoriano. Todos reían, hasta que la van llegó al Candela y no permitieron el descenso. Con la señal de "team-back" y "vete a dar una vuelta", Álvaro se percató de que se filtraba agua en el lugar, así que mientras lo arreglaban, condujo en círculos hasta detenerse a la vuelta:

- Aquí no hay árboles que nos caigan, explicó.

Se hizo el silencio. Quizá porque todos pensamos en algunas madres. La lluvia era ya tromba.

- ¿Alguien trae audífonos?, preguntó Pablo.
- No, pero yo puedo darte un tono bajo, Vico mezzosoprano... contestó Adrián.
- Metzo-soprano, corrigió Vico, y se puso a cantar el coro de "Get lucky", de Daft Punk.

Para entonces, ninguno imaginaba que Stomu Takeishi, Steve Cárdenas y Ben Allison se aferraban a tocar, cual orquesta en el Titanic, mientras los botes de basura del Foro volaban, la gente buscaba su resguardo e Iraida Noriega corría entre cables para rescatar sus pedales (fue un bajón, dijo al día siguiente). Uno de los toldos del escenario se había caído y el equipo sufría las consecuencias.

Desde la van se veía el agua correr por la calle cual riachuelo, fusibles quemarse, la luz irse y el viento forcejear; caían led's del cielo... El tiempo se amenizaba con anécdotas espeluznantes:

- ¿Te sabes la historia de Gesualdo? Preguntó Adrián a Nico.
- Sé que era un príncipe ahí medio depresivo...
- No, no mames; ese güey mató a la esposa y a su amante, y luego a sus hijos... Hizo que un coro cantara mientras los mecía y se iban muriendo. El coro cantó tres días. El Carlo Gesualdo di Venosa...
- Qué culero, estaba loco, ahí se deprimió..., agregó Vico.
- Deprimido ya estaba, dijo Nico.

Otro silencio largo fue interrumpido por Vico, quien otra vez cantaba: "We're up all night for good fun/ We're up all night to get lucky". Ritmo y carisma. Escamilla limpiaba su saxofón; lo afinó con "Caballo de la sabana".

Ya a punto de dar el portazo en el Candela, la lluvia terminó; entramos. Los músicos al frente, yo a la barra. Ahí, la mesera preguntó quiénes eran; nadie avisó al bar qué grupo estaría:
- Los clientes me están preguntando y no sé qué decirles...
- El cuarteto de Adrián Escamilla; ¿¡no les avisaron!?
- No... la verdad es un evento algo elitista.

Pinche música bien rara, comentó un comensal, entre la afinidad y el desconcierto. Gradualmente, el público comenzó a escuchar a los músicos; excepto los turistas angloparlantes.

Afuera, los árboles, de raíz, seguían cayendo. Gabriel Puentes vía sms le antelaba a Pablo: "se suspenden actividades de mañana por catástrofe".

En la madrugada, algunos músicos practicaban su nado sincronizado en la alberca del hotel.

Zazil Collins
Programadora musical

 

*Audios en: http://www.codigoradio.cultura.df.gob.mx/index.php/codigo-indie/tonica/14834-tonica-la-tromba-del-jazz

]]>
http://momalina.lacoctelera.net/post/2013/08/20/tonica-tromba-del-jazz-6#comentarios